Una Reseña al libro Verdes Pastos

webb-ovejas-verdes-pastos-min

En su corta vida la editorial Legado Bautista ya nos tiene acostumbrados a lecturas teológicamente serias, históricamente comprometidas y profundamente devocionales. El libro Verdes Pastos no es la excepción pues demuestra ese mismo compromiso editorial.

El escritor J. Ryan Davidson trata un tema realmente pertinente para nuestro siglo, heredero de los métodos de evangelismo explosivo e igle-crecimiento que nacieron el siglo pasado. El estado actual de la iglesia se debe en gran parte al abandono de los medios que Dios soberanamente estableció para el crecimiento de su pueblo, es decir, los medios ordinarios de gracia.

Como el autor dice al introducir su tema, “Dios utiliza estos mismos medios como los mecanismos para dar a luz y fortalecer la fe salvadora en el creyente”; de manera que el menosprecio de estos por parte del grueso del cristianismo no podía traer nada menos que la enfermedad espiritual en el mejor de los casos, y la muerte espiritual en la peor de las situaciones. Davidson sabe que el camino de retorno nos debe llevar directo a las sendas antiguas, a las Sagradas Escrituras, y en su recorrido nos lleva a la comprensión histórica de los medios de gracia.

Afirmando que los medios de gracia son “los instrumentos que Cristo usa ordinariamente para hacer nacer y fortalecer la fe de los elegidos, dado que Él está presente entre ellos”, el autor pasa a enumeraros: La Palabra, El Bautismo, La Cena del Señor y La Oración. Es cuidadoso también en señalar que estos medios son canales y no originadores de la gracia, y que se aplican eficazmente por el Espíritu Santo; exponiendo así las falacias que al respecto han surgido a lo largo de la historia de la iglesia.

La Palabra, o mejor, la predicación fiel de la Palabra, es la pieza central del ministerio de la Iglesia, pues “es el medio a través del cual el Espíritu trae el nuevo nacimiento, y es el alimento que alimenta al pueblo de Dios en su viaje a casa”.

El Bautismo y la Cena del Señor son sacramentos, en palabras del autor, “señales que apuntan a algo, y cuando las observamos, Dios está proclamando Su palabra a través de estas”. Este es uno principales aspectos que Verdes Pastos recupera de la más pura tradición reformada para la iglesia de nuestros días, un entendimiento del Bautismo y la Cena como medios a través de los cuales Cristo suministra su gracia a su pueblo mientras está presente con ellos.

El Bautismo particularmente se convierte en un recordatorio vívido y actual de nuestra unión con Cristo obrada por el Espíritu Santo; por lo tanto (y aquí viene una de las partes que más me impactaron de Verdes Pastos) “cuando hay un bautismo, aquellos de nosotros que hemos sido bautizados podemos ciertamente celebrar con la persona que está siendo bautizada. Pero hay más para nosotros. Podemos recordar también que recibimos la señal del pacto de gracia, por el cual hemos sido enterrados con Cristo”.

En cuanto a la Cena del Señor, J. Ryan Davidson nos recuerda que es una comida que proclama las bendiciones del pacto de gracia a los creyentes, donde Cristo, estando presente de manera única, fortalece y aumenta la fe del participante. La Cena es la Cena de comunión entre Cristo y su pueblo por el poder del Espíritu; es decir, allí está Cristo realmente presente suministrando gracia, es la presencia especial de Cristo.

Con claridad y contundencia el autor dice con respecto a La Oración: “Entonces, ¿por qué la oración es un medio de gracia? Porque Cristo ha dicho que lo hagamos y hay una expectativa de bendición”. En una exposición concisa pero maravillosa de Hebreos 4:16, quedamos convencidos por la Palabra de que el trono celestial es ahora el trono de la gracia, pues allí está entronizado nuestro bendito Salvador quien simpatiza con su pueblo, y que desde allí suministra gracia a su pueblo cansado cada vez que clama por ayuda.

Magistralmente Davidson termina “amarrando” los medios de gracia ordinarios en el gran banquete que Dios ofrece semanalmente a su pueblo. El Día del Señor es la gran conmemoración semanal de la iglesia, donde vamos con la expectativa del gran banquete que Dios nos ha preparado. Allí, como dice el salmista, “Jehová envía bendición y vida eterna”, y lo hace a través de una mesa completa, pues ese día particularmente unidos como pueblo de Dios participamos de La Palabra, Los Sacramentos y la Oración. Con gran autoridad el escritor nos dice: “No tenemos que crear patrones, ya que Él nos da comida y nos da un ritmo de adoración semanal del Día del Señor”. ¿No será precisamente a esto a lo que Dios está llamando a la iglesia de nuestro siglo?

Verdes Pastos – Una introducción a los medios de gracia, es un nombre modesto para un gran libro. Espero que este pequeño panorama sea suficiente para convencernos de la importancia de la lectura y estudio de este precioso libro que Dios en su graciosa providencia ha permitido que lo tengamos tan pronto en nuestro idioma.

No exageramos en decir que debe ser una lectura obligatoria para todo pastor que quiera ser fiel al llamado del Gran Pastor de las ovejas: “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. El deber del pastor subalterno es llevar a las ovejas de Cristo a los pastos frescos preparados por el Pastor. Nosotros no inventamos el menú, ni siquiera lo preparamos o servimos, simplemente conducimos a las ovejas al gran banquete semanal preparado por Jesucristo. Un mejor entendimiento de los medios de gracia seguramente dará una mayor convicción y una renovada confianza en los medios divinamente establecidos; también alejará al ministro fiel de las tentaciones continuas de acudir a los métodos modernos de evangelismo explosivo e igle-crecimiento.

Pero Verdes Pastos también es una lectura devocional preciosa que renovará las fuerzas del cansado y conducirá al creyente sediento al único que puede suministrar continuamente la gracia salvífica y perseverante, a través de los medios que Él soberanamente ha establecido. El creyente genuino encontrará en estas páginas una guía bíblica seria, un mapa de ruta, hacia los verdes pastos de Jehová Roí, como canta el Salmo 23: “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”.

Doy gracias a Dios por el hermoso libro de J. Ryan Davidson y por el esfuerzo de Legado Bautista para ponerlo a disposición del pueblo cristiano de habla hispana en tan corto tiempo. Estoy convencido que Dios usará Verdes Pastos para renovar la confianza de las iglesias, los pastores y los creyentes en la sabiduría divina que establece no solo los fines sino también los mejores medios para conseguir tales fines.

Javier Martínez

Es pastor de la Iglesia Bíblica Reformada de Armenia, Colombia. Es parte del equipo de Legado Bautista Confesional. Ha sido profesor en diversos seminarios en materias como Hermenéutica, Homilética, Exégesis Bíblica, Idiomas Bíblicos, Cristología y Pneumatología. Es autor del libro “Cristología – una introducción exegética”, y ha escrito diferentes recursos para alumnos de seminario como “Léxico Griego-Español adaptado para el Curso de Griego Bíblico” el cual ha sido distribuido en diferentes seminarios a lo largo de Latinoamérica. Ha servido en el ministerio de traducción por algunos años y ha colaborado en la revisión del uso del español de numerosos libros y tratados.
Scroll al inicio