...

Reseña del libro: La Búsqueda de Gloria

portada blog busqueda de gloria

¿Qué hago aquí? ¿Por qué pienso lo que pienso? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué me levanta cada mañana a hacer lo que estoy haciendo? ¿Quién soy realmente? Son este tipo de preguntas las que nos llevan a un océano de respuestas que en muchas ocasiones no son más que un telón para ocultar la verdadera y única respuesta que le da sentido a toda la vida.

En este maravilloso libro, el Dr. Jeffrey Johnson nos lleva de la mano a meditar en ciertas verdades importantes que constantemente tenemos en nuestra mente aunque no siempre de manera consciente. Tiene que ver con aquellas cosas que van más allá de este presente, más allá de esta vida, de este mundo, verdades que le dan sentido a esta vida, pero no son propias de este mundo, sino que provienen de algo más allá, más perfecto, más alto y completo. Este es el tipo de libro que uno debe leer para sí mismo. Aquí puedes conseguir la respuesta final y completa a tantas preguntas.

El Dr. Johnson nos presenta realidades que tú y yo hemos vivido, experiencias comunes a todas las personas y que reflejan una búsqueda, lo que también implica que hay un vacío, un faltante, una pérdida que anhelamos llenar, encontrar y justificar para sentirnos finalmente completos, con sentido y con propósito. El autor nos presenta 9 realidades o verdades que necesariamente buscamos o anhelamos porque son precisamente esas cosas con las que fuimos diseñados originalmente pero que perdimos. Estas son:

  1. La búsqueda de gloria.
  2. La búsqueda de felicidad.
  3. La búsqueda de propósito.
  4. La búsqueda de libertad.
  5. La búsqueda de compañerismo.
  6. La búsqueda de la verdad.
  7. La búsqueda de paz.
  8. La búsqueda de santidad.
  9. La búsqueda de vida.

Quizá a primera vista no pensemos que son esas cosas las que nosotros siempre estuvimos o estamos buscando. Nos podría parecer quizá una lista de cosas puestas por capricho o para llenar el contenido en este libro; sin embargo, una vez que uno comienza a entender tales búsquedas te darás cuenta que tú también piensas lo mismo y te sentirás totalmente identificado con ello. Bien comenta el autor:

Tú y yo estamos buscando algo. Aunque no sepamos exactamente qué es, continuamos buscándolo. Sin importar cuánto lo intentemos, no podemos dejar de perseguirlo. Como si buscáramos una cartera perdida, no podemos descansar hasta encontrar lo que nos falta. Buscamos aquí y allá sin encontrar, y aun así seguimos buscando. […] Ya sea que amemos a Dios o no, esta búsqueda está en todos nosotros. Forma parte de la condición humana. Hemos sido creados por Dios para buscarlo, y lo buscaremos. (Pág. 7)

Tres pasos para entender

Esto es cierto para cada uno de los nueve aspectos que el autor nos presenta en este hermoso libro en el que, básicamente, pone delante de nosotros tres pasos sobre cómo podemos entender y  buscar cada una de estas realidades intrínsecas en el hombre ya que “hemos sido creados para buscarlo, y lo buscaremos” (pág. 7). En cada capítulo, el autor nos presenta en estos tres pasos las verdades que no pueden tener una respuesta fuera de Dios.

En el primer paso, el autor nos presenta la realidad de nuestra búsqueda. ¿Qué es lo que naturalmente estamos buscando? Así comienza cada capítulo de este libro: explicando cómo se ve en realidad esa búsqueda y por qué. Es evidente que todos tenemos esa búsqueda y se refleja en nuestra propia constitución natural. La gloria, felicidad, propósito, libertad, compañerismo, verdad, paz, santidad y vida son parte de nuestra constitución como seres humanos porque fuimos diseñados, fuimos creados a imagen de Dios, y tales realidades nos acompañan aun cuando la humanidad está caída y en pecado, sin embargo, tal realidad sigue allí.

Es como si el autor nos explicara que todos nosotros fuimos diseñados por Dios con una “forma” y un “contenido”, y después de la caída de Adán y Eva, a nosotros se nos vacía del contenido original (por nuestro pecado y naturaleza pecaminosa) pero la forma queda allí todavía, y esa es la razón de nuestra búsqueda intensa e insaciable. El problema no es «buscar» estas cosas, sino en «dónde» lo buscamos.

En el segundo paso, el Dr. Johnson nos presenta cómo las personas buscan en lugares donde no está la respuesta. Y allí, el autor, en cada capítulo nos explica el problema de la humanidad: busca en cualquier otro lugar aquello que solo está en Dios. La caída, el pecado y la tendencia a rechazar a Dios, han hecho que las personas sin Cristo busquen en cisternas vacías, en sacos rotos, lo que nada les puede llenar, nada de eso en este mundo les puede dar la respuesta correcta porque están buscando mal. En esa mala respuesta del mundo caído es de donde surgen los grandes males, deficiencias, carencias, derrotas, ansiedades, inseguridades, y las tendencias hacia lo imperfecto. Lamentablemente el hombre busca una ilusión en lugar de Dios, y eso le sigue trayendo conflicto constantemente a su vida.

El problema el propósito, el mundo propone ideas y fines que nunca satisfacen ni dan la plena felicidad. En cuanto a la libertad, no hay nada en este mundo que provea esa necesidad de ser libres, sino más bien solo esclaviza cada vez más. El mundo no provee la verdadera paz, sino una ilusión de tranquilidad mientras deja vacía el alma. Y qué decir de la verdad, en este mundo lleno de «verdades relativas» nunca dan el descanso de tener una verdad firme. Este mundo no es la respuesta.

Finalmente, en el tercer paso, el autor nos presenta el único camino verdadero, la respuesta correcta, el final de la búsqueda que está en Cristo. Porque fuimos creador por Dios y para Él, entonces sólo en Dios está la solución a nuestro vacío, a nuestra búsqueda incesante. Se conoce bien una idea agustiniana que dice: Nos has hecho para Ti, oh Dios, y nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran descanso en Ti. Esa es la respuesta correcta a todo esto: Cristo y solo Cristo. La fe cristiana es toda una vida nueva, con el contenido completo de nuestro diseño original, fuimos hechos para Dios, y en Cristo tenemos nuestra identidad y propósito. Sin Dios nada tiene sentido, porque todo fue hecho por Él y para Él.

Estos tres pasos se exponen por cada aspecto en cada capítulo: la santidad, gloria, amor, libertad, etc. El autor nos quiere llevar a entender que toda la búsqueda termina solamente en Cristo y el evangelio es la respuesta final a todas esas profundas preguntas sobre nuestra existencia y propósito. El evangelio es lo que necesitamos para descansar nuestras almas en búsqueda de algo que no está en el mundo, sino solo en Dios. Allí hallaremos el reposo de nuestra almas. Este es un libro profundamente evangelístico, tanto para ti como para ayudarte a hablar con otros de sus problemas.

El único lugar en Dios

Constantemente el autor nos pone en perspectiva y nos explica en todos los capítulos que “no se trata de que busquemos gloria; se trata de que busquemos gloria en el único lugar donde se puede realmente encontrar gloria: en Dios” (pág. 13), ya que “hemos sido diseñados para buscar la felicidad, pero la felicidad solo se encuentra en Dios” (pág. 33), y por lo tanto “nuestra vida comienza a tener sentido cuando la rendimos al Señor y continúa teniendo sentido cuando hallamos nuestro mayor gozo en procurar glorificar a Cristo con cada pensamiento y obra”, (pág. 49).

Entendiendo eso, podemos decir que “la clave para tener libertad es tener un corazón que esté determinado a servir a nuestro Libertador” (pág. 66), en el que “solo la verdad nos hará libres del pecado (Jua. 8:32). Solo la verdad nos santificará (Jua. 17:17). Que nunca descuidemos las Escrituras y nunca quitemos los ojos de Cristo” (pág. 99). ¡Qué gloriosa verdad la que encontramos en Cristo y su evangelio!

La meta del autor es que finalmente podamos entender que:

Sí, necesitamos gloria, felicidad, propósito, libertad, compañerismo, verdad, santidad y vida eternales, pero estos anhelos profundos solo se satisfacen conociendo al Señor de la gloria. Al final, esa gloria no adulterada que buscamos es el Señor Jesucristo. (Pág. 135)

Te invito a que leas este libro con un corazón dispuesto a aprender de ti mismo, de Dios y de esta vida. No es útil solo para ti, sino que también te ayudará a relacionarte mejor con otras personas al comprender sus ansiedades, anhelos, desesperos, frustraciones y a cómo poder presentarles la verdad del evangelio que es lo único que puede dar una respuesta correcta a las preguntas más profundas de la vida.

Toda nuestra alta teología debe verse reflejada en nuestra vida práctica, en nuestros pensamientos y en nuestras relaciones con otros. No nos guardemos esta gloriosa verdad, sino más bien, llevemos este mensaje a quienes más lo necesitan. El mundo está en crisis, el pecado quiere dar una respuesta vacía, pero sólo el evangelio tiene la verdadera y única solución para los problemas de este mundo. Este libro te dará muchas herramientas para hablar con otros sobre la realidad de la vida y la esperanza en el evangelio.

Luis J. Torrealba

Nacido en la ciudad de Barquisimeto, Venezuela. De familia de madre cristiana. Graduado como músico ejecutante en el 2012 y de Ingeniero Mecatrónico en el 2018. Es Bautista Confesional (apegado a la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689) desde finales del 2014. Miembro activo de la Iglesia Bautista Reformada de Barquisimeto desde el 2015, sirviendo como músico. Fundador, administrador y traductor de la página «Federalismo 1689 español» donde recopila y pone a disposición en español material de teología pactual bautista reformado y temas relacionados. Trabaja en como coordinador de comunicaciones y revisor final de libros en la editorial Legado Bautista Confesional. Está casado con Stéfani Arias y a la espera de su primer hijo.
Scroll al inicio
Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.