Declaración y Reivindicación de la Doctrina de la Trinidad

John Gill

Este libro presenta una excelente defensa, explicación y desarrollo bíblico-teológico de la doctrina de la Trinidad: del único Dios en esencia que existe en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. El autor presenta un fuerte argumento exegético (con un amplio dominio del hebreo y del griego) de diversos pasajes tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento siguiendo el orden lógico de mostrar la unidad del único ser de Dios, la verdad de la pluralidad de las tres personas y su identidad, y finaliza con una defensa de la deidad de cada persona de la Trinidad a la vez que responde a varias objeciones a esta doctrina.

 Descarga gratis el libro en PDF

Recomendaciones

Entre los escritores británicos de la época ortodoxa tardía, el bautista particular John Gill destaca como defensor de la doctrina de la Trinidad como «doctrina de pura revelación» dejando de lado todo lo que no sea argumentación bíblica y la forma en la que lo entendieron los Padres de la Iglesia.

Richard Muller.
Dogmática Reformada Posterior a la Reforma, Vol. 4.

Algunas comunidades cristianas, como los presbiterianos ingleses, sucumbieron en gran medida a este ataque contra la Trinidad, pero no así los bautistas particulares, y eso en gran parte gracias a John Gill. Este teólogo bautista se mantuvo firme en la doctrina de la Trinidad que se había forjado en el siglo IV y codificado en lo que se llamó El Credo de Nicea. Este credo declaraba que Cristo era plenamente Dios, ya que compartía plenamente el ser de Dios y todos Sus atributos divinos. El Espíritu también era plenamente divino, pues era adorado y glorificado junto con el Padre y el Hijo.

La mayoría de los pastores bautistas poseían las obras escritas de Gill, que incluían un poderoso estudio sobre la Trinidad. Al defender firmemente esta doctrina vital, Gill contribuyó a que sus contemporáneos bautistas mantuvieran su ortodoxia y, por ende, tuvieran la capacidad de recibir el fuego del avivamiento más adelante en aquel siglo.

Michael Haykin.
John Gill comes to London (1719).

* * * * * * *

Este tratado que tienes en tus manos fue publicado en 1731, solo unos pocos años después de la controversia del Salters Hall. John Gill vivió en su ministerio las consecuencias de esta tensión entre libertad y ortodoxia y tomó el desafío de defender la doctrina de la Trinidad con valentía.

En esta obra se hacen evidentes tres facetas distintivas de John Gill: Su erudición exegética, su genialidad teológica y su solidez confesional. Con respecto a su exégesis, es sumamente clara la erudición de Gill en lo tocante a su conocimiento del idioma hebreo y de los comentarios rabínicos del Antiguo Testamento.

Además, la exégesis que usa pone de manifiesto la herencia de los principios de interpretación de la teología clásica y reformada. Las pruebas bíblicas que presenta son intencionalmente extensas para que el lector se convenza por la Palabra de que la doctrina de la Trinidad se basa completamente en la revelación de Dios. Esa es una de las características que embellece las obras de Gill.

Con respecto a su argumentación teológica, es evidente que Gill entendía que esta doctrina estaba en el corazón mismo de la fe cristiana y enfatiza la doctrina de la generación eterna del Hijo como algo central en la doctrina de la Trinidad. Como algunos han observado, en este tratado Gill hace la función de un «puente» que nos conecta con la argumentación teológica de los Padres de la Iglesia y, al mismo tiempo, busca responder a las objeciones típicas de la época racionalista en la que vivió.

Con respecto a su fundamento confesional, Gill no se avergüenza de sostener con vehemencia la doctrina nicena de la Trinidad, y lo hace argumentando principios de la teología clásica como «las eternas relaciones de orden» o «los modos de subsistencia» en Dios. Aunque Gill es sumamente cuidadoso con el lenguaje que utiliza, no deja de confesar los misterios que la Palabra enseña y que la Iglesia ha creído y defendido desde el principio.

Jorge A. Rodríguez Vega.
Prólogo a la traducción al español.

Información adicional

Título en español

Declaración y Reivindicación de la Doctrina de la Trinidad

Título en inglés

The Doctrine of the Trinity, Stated and Vindicated. Being the Substance of several Discourses on that important subject; Reduc’d into the form of a Treatise

Autor

John Gill

Categoría

Teología cristiana. Dios

ISBN

978-9942-605-36-8

Núm. de páginas

202

Contenido

Prólogo a esta traducción al español
Prefacio

1. La doctrina de la Trinidad: Introducción y pruebas que demuestran la unidad de la esencia divina, o el hecho de que no hay más que un solo Dios

2. Demostración de que hay pluralidad en la Divinidad

3. Hay una trinidad de Personas en la unidad de la esencia divina

4. El Nombre especial, la deidad propia y la personalidad distinta del Padre

5. Sobre el Logos o Verbo

6. Sobre la deidad del Verbo

7. Sobre la filiación de Cristo

8. Sobre la personalidad del Hijo

9. Demostración de la personalidad y deidad del Espíritu Santo

Conclusión

Comparte con otros:

Más libros

Scroll al inicio