Toda nuestra literatura

Aquí pueden encontrar la selección completa de todos nuestros libros disponibles

Mostrando los 2 resultados

  • Libros en venta

    ¿Cómo, Pues, Deberíamos Adorar?

    Este libro es una exposición bíblica y teológica del principio regulador de la adoración corporativa de la iglesia, en el que se presenta el argumento doctrinal y su justificación escritural, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Además, el autor expone y explica, de una manera clara, lo que son las partes o elementos de la adoración corporativa, como la oración, lectura y exposición de la Palabra de Dios, cánticos congregacionales, ofendas y los sacramentos son explicados y justificados; y cómo podemos distinguirlas de los aspectos circunstanciales. También, este libro interactúa con varias objeciones y presenta una respuesta clara al mismo tiempo que aclara malos entendidos sobre el asunto de la adoración en la iglesia reunida y la adoración cotidiana particular. Incluye también varios apéndices relacionados al tema y una sugerencia como consejo final para la adoración congregacional.

    DESCARGA MUESTRA GRATIS PDF

  • Libros en venta

    El Principio Regulador de la Adoración

    En este libro, el Dr. Waldron realiza un excelente, amplio y completo estudio sobre el tema de la adoración en la iglesia reunida en el Día del Señor. Mostrando que el principio regulador constituye una peculiaridad importante, incluso básica, tanto de la tradición reformada como de la enseñanza bíblica. El Principio Regulador de la adoración es el resultado de entender que a Dios solo se le puede adorar de la manera en que Él lo ha establecido sobre todo para su iglesia reunida. En este estudio bíblico, confesional e histórico el Dr. Sam Waldron expone en seis secciones el entendimiento reformado de cómo la iglesia reunida debe conducirse en la adoración. Empezando por su significado histórico, su marco eclesiológico, hasta llegar a su respaldo bíblico; para luego explicar su función multifacética, su limitación necesaria y finalmente concluir con lasa respuestas a varias objeciones a este principio rector.

Scroll al inicio